Adicciones y problemas psíquicos CAT / Barcelona (Terapias especializadas)

Equinoterapia

Beneficios de la Equinoterapia

FÍSICOS

El jinete mejora su equilibrio vertical y horizontal, regula el tono muscular y adquiere mejor coordinación motriz fina y gruesa, experimenta la disociación de la cintura pélvica y la cintura escapular, indispensable para la marcha sana en bipedestación. Montar a caballo a horcajadas equivale a caminar sentado.

PSICOLÓGICOS

El jinete siente una sensación de bienestar general, mejora de autoestima y autoconfianza. Desarrolla la constancia y el hecho de montar le transmite mayor seguridad alejando los temores, lo que se transmite a la vida diaria.

EDUCATIVOS

Mejora la capacidad de atención y concentración, cualidades indispensables para una preparación educativa. El dominio temporo-espacial promueve el pensamiento preoperativo.

SOCIALES

La aptitud permite desarrollar el respeto, la responsabilidad, la constancia y el amor hacia los animales. La actitud positiva que el alumno/a ha adquirido de sí mismo/a, facilita una mayor integración tanto familiar como personal.

Estimula la atención y la concentración. Es fundamental para el aumento de la autoestima y de la seguridad en uno mismo. Además tiene un efecto positivo en las funciones de comunicación y de comportamiento.

El movimiento del caballo tiene además la gran ventaja de ofrecer una enorme variedad de cadencias, lo que supone la posibilidad, desde el punto de vista terapéutico, de graduar el nivel de sensaciones que el paciente recibe. El caballo al trote transmite al jinete un total de 110 movimientos diferentes por minuto, en consecuencia no hay ni un solo músculo ni zona corporal, desde el coxis hasta la cabeza, al que no se transmita un estímulo. Todo ello en conjunto, permite que el jinete sea capaz de experimentar sensaciones que nunca antes ha vivido.

La equinoterapia supone una actitud activa del jinete, que deberá realizar movimientos para estirarse, relajarse, mejorara la coordinación y el equilibrio. Sin embargo, a diferencia de las terapias convencionales, la equinoterapia es asumida por el jinete como una diversión, lo que influye muy notablemente en la obtención de resultados positivos. Se desarrolla al aire libre, pudiendo disfrutar de cuanto le rodea, no en un lugar cerrado lleno de aparatos que en cierta medida suponen una amenaza. Montar a caballo es una terapia, pero es también una diversión y solo aprovechando correctamente ambas vertientes se consiguen los mejores resultados.

De manera más detallada, podemos afirmar que se ha observado que la equinoterapia es de gran valor para:

  1. Corregir problemas de conducta
  2. Disminuir la ansiedad
  3. Fomentar la concentración
  4. Mejorar la autoestima
  5. Estimular el sistema sensomotriz
  6. Incrementar la interacción social
  7. Mejorar el autocontrol de las emociones
  8. Mejorar la capacidad de atención
  9. Mejorar y aumentar la comunicación gestual y oral
  10. Aumentar el vocabulario
  11. Mejorar la articulación de las palabras
  12. Mejorar el equilibrio
  13. Fortalecer los músculos
  14. Mejorar la coordinación, los reflejos y la planificación motora
  15. Mejorar la capacidad de relajación muscular
  16. Reducir patrones de movimientos involuntarios
  17. Mejora el funcionamiento del aparato digestivo, cardiovascular y respiratorio
  18. Relacionarse con personas que no pertenecen al entorno familiar o escolar
  19. Desarrollar el respeto y el amor hacia los animales