Adicciones

Otras drogas

Terapia y tratamiento especializado en otras drogas.
Contacta y te asesoraremos...

En CAT Barcelona sabemos dar respuesta terapéutica a la mayoría de las adicciones a cualquier tipo de droga, tratando problemas subyacentes del individuo derivados del consumo de drogas de diseño, éxtasis, porros, tabaco, cafeína, etc.

CONTACTA
En cumplimiento de lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal le informamos que, mediante la cumplimentación del presente formulario, sus datos personales quedarán incorporados y serán tratados en los ficheros de MAS TABA S.L., con el fin de poderle prestar los servicios solicitados, así como para mantenerle informado, incluso por medios electrónicos, de los productos y servicios ofrecidos por CAT/Barcelona. Asimismo, le informamos de la posibilidad de ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición de sus datos de carácter personal en info@cat-barcelona.com o en c/ Anglí nº 54 08017 Barcelona.

Preguntas frecuentes sobre adicción a otras drogas:

Adicción al juego

El ludópata se distingue de los otros jugadores porque busca en el juego su autoafirmación mediante el logro del dinero y ‘el triunfo’.

La mujer tiene preferencia por el bingo, las tragaperras y la lotería. El varón suele preferir los casinos, el envite, las tragaperras, la bolsa y las apuestas en competiciones. El niño se centra en los videojuegos de temas violentos.

Existe también un ‘ juego sintomático’ en el que, a menudo, el abuso responde a un estado depresivo, angustioso o delirante, y no se acompaña de esperanzas de ganar.

La verdadera adicción suele asociarse frecuentemente al abuso del alcohol o de otras drogas.

Adicción al consumo

Si bien se trata de un trastorno que aún no está suficientemente reconocido, la adicción a las compras va en aumento. La adicción al consumo se caracteriza por:

  • Perder el control a la hora de comprar: se compran numerosos artículos innecesarios o supérfluos, repetidos, inútiles, inapropiados.
  • Gasto económico en compras superior a lo que se puede económicamente.
  • Comprar para intentar compensar un sufrimiento psicológico.

La sensación de soledad, las frustraciones y el nivel bajo de autoestima son factores de riesgo para la adicción al consumo.

Las mujeres se inclinan hacia las compras de prendas de vestir y los varones hacia material informático y accesorios del automóvil.

Adicción al trabajo

Se presenta casi exclusivamente en el sexo masculino y, aparentemente, supone una paradoja que la dependencia no vaya referida a un objeto de gratificación directa, sino a una actividad que sistemáticamente exige esfuerzo para el logro de un producto, servicio, reconocimiento, dinero, etc.

Los síntomas del paciente adicto al trabajo podrían ser:

  • Comportamiento despótico y violento en el hogar familiar, que contrasta con el perfeccionismo y apariencias favorables con sus compañeros de trabajo.
  • Agotamiento emocional o síntomas de estrés que llega, con el tiempo, a mermar su capacidad profesional. Termina por desarrollar un trastorno depresivo o un proceso psicosomático que requiere tratamiento.

Adicción a la televisión

Según Alonso Fernández, el teleadicto ‘se halla sumido en un desierto mental de pasividad e inercia con erupciones de violencia, semejante a las características propias del mundo nirvánico de los adictos a la heroína’

La afición desmedida por ver la televisión constituye un riesgo de dependencia por el encarcelamiento interno que anula la capacidad de libertad y decisión.

Las personas más susceptibles de sufrir esta adicción son los sujetos de carácter inestable, carentes de iniciativa, los que se sienten solos o poco realizados, los enfermos depresivos y las personas impulsivas con dificultad de autocontrol.

Los niños en edad escolar son los que con mayor facilidad se vuelven adictos a la televisión, debido a un abuso de la pantalla no tutelado por los adultos.

Adicción a la comida

Existen tres conductas adictivas dirigidas a la comida:

  • Los ataques de hambre episódicos denominados bulimia, que suelen asociarse a un sobrepeso excesivo.
  • La ingestión excesiva de alimentos en forma de ‘picoteos’ a deshoras o durante las comidas.
  • Consumo exagerado de ciertos alimentos, especialmente el chocolate, que prefieren comerse ‘en secreto’.

Lo que persigue el adicto con la comida es llegar a un estado de relajación y sosiego a través de una copiosa comida o buscar el ‘amor’ y la ‘satisfacción’ que no hallan en la vida.

Adicción al sexo

Los trastornos clásicos de hipersexualidad (la ninfómana y el satiriásico) se caracterizan simplemente por la ansiedad de ‘vivencias de placer y búsqueda de saciedad orgásmica’, mientras que el sexoadicto vive la relación sexual como ’un asalto al cuerpo del otro’, sin dejar espacio libre a la comunicación, las responsabilidades y sin interesarle ni siquiera el orgasmo en su cauce habitual.

Alonso Fernández define al sexodependiente como a un vampiro, un ‘obrero’ del sexo que no puede mantenerse inactivo y degrada el acto amoroso a una especie de relación primaria zoológica. A menudo abandona sus actividades ocupacionales y dedica varias horas o días a la semana a la búsqueda del nuevo objeto sexual.